La (des)ilusión privatista. El experimento neoliberal en Argentina.

Mabel Thwaites Rey. Eudeba, Buenos Aires, 2003.

[Versión en PDF]

La implosión de la Argentina a fines de 2001 no es producto de ningún cataclismo inesperado. Es la consecuencia de las decisiones políticas y económicas gestadas desde 1976 en adelante, y especialmente de la estrategia neoliberal aplicada desde fines de los ochenta.
Durante los años noventa se llevó a cabo el ajuste estructural más profundo de toda América Latina. Lo que se ha dado en llamar “Reforma del Estado” tiene en la política de privatizaciones uno de sus ejes principales, pero incluye otros aspectos vinculados con ella.
Compenden, entre otros, el achicamiento de la administración central, la reestructuración de las relaciones capital-trabajo -con la flexibilización laboral como eje central- y la apertura masiva e indiscriminada de la economía al mercado mundial.
La continuidad sin matices de esa estrategia llevada adelante por el gobierno de la Alianza, profundizó la crisis recesiva y exacerbó el descontento de la sociedad, hasta culminar con el derrumbe del gobierno y la renuncia del presidente De la Rúa -el 20 de diciembre de 2001- tras dos jornadas de intenso protagonismo popular en las calles.
La llegada de Eduardo Dhualde a la Casa Rosada -en enero del 2002- se inscribe en este cuadro descompuesto de una política neoliberal, destructiva y agotada, que no acaba de morir, y un sueño colectivo de cambio que aún no llega a plasmarse.
En estas páginas repasaremos la historia de la ilusión privatista y sus consecuencias reales.

0